11 ago. 2010

Suerte es que le digo



Feliz día de la independencia, pareció sugerir Juan Manuel Santos, al referirse a su predecesor Álvaro Uribe Vélez como el “segundo libertador, después de Simón Bolívar”. Y en el aniversario del bicentenario no podía ser más oportuno. Ido Uribe, periodistas, magistrados, opositores, sindicalistas, librepensadores, volvemos a sentirnos libres, fuera del estigma maniqueo y sí, un poquitiiico más independientes, Profesor. Uribe, al irse, nos libertó.

Que sí, que también hizo cositas buenas, ya sabemos y suficiente nos lo han refregado en las narices, pero hizo otras tantas muy vergonzosas donde la historia deberá aplicar justicia. En fin, el caso es que se va, o se fue. Es que todavía no me lo creo. Acostumbrarme a ver a Santos como anfitrión de Palacio no será sencillo, aunque confieso que ver allí a su hija Maria Antonia en minifaldas es más atractivo que ver a Tomás y Jerónimo Uribe mostrando sus mochilas.

Llega también Tutina, con un poquito más de botox que su marido y tantico menos sencillez que la querida Lina. Pero para Lina también habrá un puesto interesante -cuando Uribe decida lanzarse a la Alcaldía de Bogotá-, reemplazando las gestiones de la hoy primera dama de la capital. Iván Moreno Rojas, creo que se llama.
Una nueva era, todo indica. Menos confrontaciones, ojalá menos chuzadas, menos ruana y más corbata diplomática, más trabajo, más trabajo, mejor pagado, mejor pagado, dizque sí. Y aún si Juan Manuel no es Santos de mi devoción y en notas anteriores he manifestado mi desacuerdo con él y sus métodos, debo reconocer que todas sus últimas acciones apuntan en la vía correcta.

La selección de un excelente gabinete ministerial, lo primero. La decisión de bajar la temperatura en las relaciones con nuestros vecinos en tan solo dos días, lo segundo. Y comprometerse a respetar las altas Cortes, lo tercero. Síntomas que, para ser franco, no creí que Santos lograra manifestar en tan poco tiempo.
Si va a mantenerme con la boca cerrada, bien por todos. Suerte para su gobierno. Pero el optimismo tampoco deberá hacernos olvidar sus antecedentes pícaros. Ojalá y nos sorprenda. Mientras tanto celebramos la dicha patria de estar sin Uribe.

----------------------------

Paraguas: Como empieza un nuevo gobierno, también he querido sacudirme y renovarme. Se vienen cambios en el Blog y un grupo donde podrán estar enterados de los nuevos post y comentarios. Espero que nos podamos ver allí cada 15 días, como dice el viejo: “Si Dios me la presta”. Ahí les dejo ese trompo y espero tener todo esto muy pronto. Excusen las temporadas de ausente.

Saludos.

No hay comentarios: